Contactenos

Tecnología

Robots sociales: cómo relacionarnos con máquinas que fingen no serlo

Los robots sociales aparentan ser entidades con sentimientos y con capacidad relacional. Son tecnologías con pretensiones de ser sociales como las personas y otros animales. Los robots sociales no los usamos, nos relacionamos con ellos. Su capacidad de dirigirse a nosotros en nuestros propios términos es la base de su maravilloso potencial. Sin embargo, también entraña ciertas preocupaciones que es interesante conocer.

[Científicos afirman que el cerebro se inquieta ante los robots «demasiado humanos»]

La socialidad artificial

Los robots sociales tienen como particularidad tener cuerpo. Esta realidad física que les dota de un potencial de impacto emocional sobre nosotros muy superior al de sus colegas digitales.

Su aspecto y comportamiento –gestos, lenguaje, expresiones- nos llevan a atribuirles intenciones, emociones, comprensión o empatía. Están diseñados para atraernos y engancharnos con su aspecto y comportamiento de inspiración biológica. Hasta cierto punto, los vemos similares a nosotros mismos. A un nivel profundo los reconocemos, con lo que la interacción con ellos se hace más natural e intuitiva.

Gracias a estas capacidades sociales, cada vez están más presentes en cualquier ámbito de nuestras vidas públicas y privadas. Están fuera de los laboratorios y prestando sus servicios en entornos tan sensibles como la educación infantil, la terapia y el acompañamiento de personas mayores. Se diseñan robots sociales específicos para educación, para tratamientos de determinados trastornos, para hacer compañía. Algunas de estas intervenciones basadas en robots han tenido resultados muy prometedores.

(Foto: Enjoy Budapest Café)
(Foto: Enjoy Budapest Café)

Pero, sorprendentemente, todavía sabemos muy poco de los efectos emocionales que los robots sociales nos provocan. Todavía hay pocas voces discutiendo sobre la conveniencia o no de generalizar el trato con agentes artificiales. ¿No es un tema suficientemente controvertido? ¿Acaso no tienen los robots un impacto transformador enorme sobre nuestras relaciones, nuestros afectos y nuestros pensamientos?

Afortunadamente, la comunidad científica de interacción persona-robot hace tiempo que discute sobre consideraciones éticas. Deberíamos analizar entre todos si estos vínculos con los robots pueden realmente contribuir a una vida buena.

Con el conocimiento acumulado, ya sabemos que nuestra relación con los robots provoca, conjuntamente con maravillosas utilidades, efectos indeseables, algunos de los cuales me gustaría apuntar aquí.

Algunos retos que deberíamos afrontar

1. Exposición excesiva en niños. Estar en contacto con robots sociales podría comprometer el desarrollo saludable de niños pequeños. Por ejemplo, un proceso tan crítico como el desarrollo moral, se produce sobre todo a partir de la interacción entre iguales. La reciprocidad pone en marcha actitudes tan importantes como la preocupación por el bienestar de otros y la construcción de valores como igualdad, equidad y justicia. Los niños que crecen con robots saben que son objetos y, por tanto, inferiores moralmente ya que son producto de la creación humana. ¿Transferirán el modo dominante de interactuar con los robots al trato con otro ser humano?

2. Engaño. Los estudios demuestran que la gente expuesta a robots sociales forma rápidamente representaciones de las mentes de los robots. Les atribuimos entidad social e les imputamos de forma más o menos ingenua sentimientos e inteligencia que no tienen. ¿No hay algo moralmente dudoso en engañar a los humanos y hacerles pensar que pueden establecer interacciones significativas con un objeto? ¿O es solo un paso lógico inevitable en nuestra civilización tecnológica? ¿Sería posible llegar a ser amigos de los robots? ¿Son deseables las amistades entre humanos y robots? ¿Qué implicaciones tendrá esto en las generaciones futuras, que crecerán en la presencia cotidiana de los robots? ¿Cómo afectará a las amistades humanas?

3. Apego. ¿Es justificable desde una postura ética construir un robot que provoque malestar y arrepentimiento por el hecho de apagarlo? ¿Es adecuado diseñar un robot que sea tan atractivo que la gente se apegue a él emocionalmente, formando una relación comparable a una relación interpersonal? ¿Que su ausencia ocasione sentimientos de pena y añoranza?

4. Interferencia con las relaciones sociales. Los robots diseñados para ser más aceptables por poblaciones vulnerables, como los ancianos, pueden ser más fácilmente introducidos en sus entornos. Pueden llegar a substituir en ocasiones a los seres vivos. Si esto pasa, el robot, pretendiendo proporcionar compañía, se convertiría en un factor de aislamiento. Si finalmente aceptamos estos vínculos emocionales unidireccionales con los robots, ¿esto no perjudicará nuestras relaciones con otros seres humanos?

5. Interferencia con las relaciones con animales. Otro de los riesgos señalados por los expertos está en alterar la unión humano-animal. Está creciendo la densidad de mascotas artificiales en la vida de los niños. Esta situación puede llegar a alterar nuestra propensión a afiliarnos con el mundo natural, ya que los robots desempeñarían el papel de las mascotas de la familia. Esta situación podría contribuir a la creciente desafección con la naturaleza. Lo realmente paradójico es que estas criaturas artificiales se aprovechan de nuestra atracción por la naturaleza para, imitando la vida, alejarnos de ella.

Hay muchas preguntas abiertas y muchas preocupaciones planteadas. Hace falta más investigación y debate sobre cómo nos afecta –como individuos y como sociedad- relacionarnos con robots, para tomar las decisiones adecuadas. Tenemos que saber más y ser críticos más allá de nuestra fascinación por estas criaturas para poder diseñar los robots que nos convienen y para utilizarlos con responsabilidad.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tecnología

La criptomoneda de Facebook ya es blanco de los estafadores

La criptomoneda que Facebook tiene previsto lanzar en 2020, la Libra, ya es un nicho para los estafadores de internet, según informó The Washington Post.

En los últimos días, se ha multiplicado el número de cuentas falsas, páginas y grupos que en internet y en las redes sociales se presentan como plataformas oficiales de compra y ventas de la Libra, aseguró el periódico estadounidense.

La AFP pudo confirmar que se han creado sitios falsos en la red que ofrecen comprar o vender Libras utilizando tarjeta bancaria.

En buylibracoins.com, por ejemplo, se anuncia la precompra de Libras, y además de con la tarjeta, se acepta el pago con otras monedas virtuales, como el Bitcoin.

Cientos de usuarios de internet siguen algunas de las cuentas y páginas de Facebook e Instagram falsas. En TwitterYouTube y otras plataformas también existe este tipo de perfiles fraudulentos.

Tras la publicación del Post, Facebook e Instagram informaron de que habían eliminado algunas de las cuentas, que mostraban el logotipo de la red social y fotos de Mark Zuckerberg, el director ejecutivo de la compañía.

Contactada por la AFP, la empresa confirmó la información: «Facebook eliminó los anuncios y las páginas que violan sus políticas cuando se dio cuenta de su existencia, y estamos trabajando para mejorar los medios para detectar fraudes en nuestras plataformas».

Para Facebook, la aparición de estos fraudes con su criptomoneda incluso antes de su lanzamiento es un golpe, porque surge en el momento en que la red social se enfrenta a un aluvión de críticas de políticos y reguladores de todo el mundo, ya que algunos consideran que esta Libra es una amenaza para el sistema financiero global.

El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, afirmó que Facebook estaría sometido «a normas de seguridad muy altas» antes de poder participar en el sistema de pago.

(Con información de AFP)

Continue Reading

Tecnología

FaceApp ya tiene acceso a los rostros y nombres de más de 150 millones de usuarios

Un año después del escándalo de Cambridge Analytica, que reveló que los datos de aproximadamente 50 millones de usuarios de Facebook fueron utilizados para crear anuncios políticos usados en las campañas presidenciales de 2016 en Estados Unidos, millones depersonas en todo el mundo volvieron a entregar sus datos a una aplicación viral.

Las fotos virales que muestran a las personas con el rostro envejecido fueron tomadas con FaceAppSin embargo, para realizar esta operación, los usuarios le entregan a la empresa —Wireless Lab, una startup rusa— su nombre y los datos biométricos de sus rostros.

Más de 80 millones de usuarios han modificado sus fotos desde 2017, cuando la plataforma fue lanzada. FaceApp no sólo permite a las personas con teléfono inteligente cambiar de edad, género o peinado, sino que además genera imágenes convincentes.

(Foto: Captura de Pantalla)
(Foto: Captura de Pantalla)

En total, más de 100 millones de personas han descargado la aplicación de Google Play, mientras en la App Store de iOs, que no revela el número de descargas, es la mejor clasificada en 121 países. Estimaciones calculan el número total de descargas en más de 150 millones.

La aplicación utiliza inteligencia artificial (IA) para modificar de manera  automática las fotos en cuestión de segundos, muy similar a los filtros que ofrecen Instagram y Snapchat.

La empresa dijo a través de un comunicado que las imágenes se eliminaban de sus servidores dentro de las 48 horas posteriores a la fecha de carga y que ningún dato de los usuarios se transfería a Rusia. Sin embargo, durante el tiempo que permanecen en la aplicación podrían ser almacenadas en una base de datos.

LEE: ¿Es FaceApp mucho más riesgosa para tu privacidad que cualquier otra app?

Los términos de servicio de la aplicación, en la sección 5 sobre el «Contenido del usuario», estipulan que el usuario «le otorga a FaceApp una licencia perpetua, irrevocable, no exclusiva, sin royalties, en todo el mundo, totalmente pagada y con licencia transferible para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados, distribuir, realizar públicamente y mostrar el contenido del usuario y cualquier  nombre[…] en todo los formatos de medios y canales conocidos o desarrollados posteriormente».

Experto cree que la aplicación FaceApp podría estar entrenando a una inteligencia artificial en reconocimiento facial (Foto: Pixabay)
Experto cree que la aplicación FaceApp podría estar entrenando a una inteligencia artificial en reconocimiento facial (Foto: Pixabay)

Este punto además incluye que cualquier información asociada, como el nombre de usuario, ubicación o foto de perfil, será visibles al público cuando las personas publiquen o compartan el contenido hecho con su servicio.

En palabras simples, al descargar la aplicación y aceptar sus Términos y condiciones, la gente está dando licencia a la empresa para hacer lo que quiera con la información proporcionada y los archivos generados a través de ella.

LEE: La Unión Europea abrió una investigación sobre Amazon por presuntas prácticas contra la competencia

Según dijo a la revista Forbes Peter Kostadinov, un experto del sitio web  PhoneArenaFaceApp podría estar utilizando las fotografías para entrenar un algoritmo de reconocimiento facial que funciona con IA.

El escándalo de Cambridge Analityca puso a Facebook en el centro de una trama rusa para interferir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016 (Foto: Archivo)
El escándalo de Cambridge Analityca puso a Facebook en el centro de una trama rusa para interferir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016 (Foto: Archivo)

El temor se debe también a la nacionalidad de los creadores, quienes son rusos y con sede en San Petesburgo.

El fundador y jefe ejecutivo de la empresa Yaroslav Goncharov dijo a The Washington Postque el equipo de investigación y desarrollo de FaceApp tiene su sede en Rusia, pero que no se transfieren datos de usuarios al país y que la mayoría de las imágenes se eliminan de los servidores de la compañía en un plazo de 48 horas.

Además,  Goncharov aseguró que los usuarios que desean eliminar sus datos de FaceApp pueden realizar la solicitud a través de la aplicación haciendo clic en «Configuración», luego «Soporte», luego «Reportar un error» con «privacidad» en la línea de asunto. «Nuestro equipo de soporte está sobrecargado actualmente, pero estas solicitudes tienen nuestra prioridad», se lee en un comunicado de la compañía.

Sin embargo, el escándalo de Cambridge Analytica dejó al descubierto que las aplicaciones virales de Facebook pueden jugar en contra de los usuarios, pues los datos recopiladospor estos servicios no siempre se mantienen privados.

La advertencia del Comité Nacional Demócrata

Aunque algunas voces ya se han hecho escuchar para impedir que esta vez los datos recopilados sean utilizados con fines propagandísticos. Este miércoles, el Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés) de EEUU advirtió del peligro de la aplicación durante las campañas presidenciales.

LEE: Nintendo promete hasta nueve horas de autonomía con la nueva versión de Switch

El DNC pidió al personal de la campaña para el 2020 y a los ciudadanos demócratas que no usen la aplicación, reportó el Washington Post.

«Esta novedad no está exenta de riesgos: FaceApp fue desarrollada por rusos», escribió Bob Lord, jefe de seguridad del DNC. El demócrata recomienda que quienes ya la utilizaron la eliminen de inmediato.

La paranoia de los demócratas a las aplicaciones nació en 2016, cuando oficiales de la DNC fueron atacados por hackers rusos durante las elecciones presidenciales. Desde entonces han invertido una gran cantidad de dinero y esfuerzo para mejorar las medidas de ciberseguridad para prevenir un ataque similar.

Fuente: infobae

Continue Reading

Tecnología

Reportaron vulnerabilidad de WhatsApp: terceros podrían manipular tus archivos multimedia

WhatsApp es el servicio de mensajería instantánea por excelencia y aunque sus desarrolladores se han esforzado por hacerla una opción sumamente segura para los usuarios a partir del cifrado de extremo a extremo, eso no la exime de tener vulnerabilidades al momento de enviar archivos multimedia, especialmente fotografías.

La firma de ciberseguridad, Symantec, dio a conocer que tanto WhatsApp como Telegrampermiten que atacantes tengan acceso a archivos multimedia que se envían y reciben en las conversaciones, esto produce que los elementos queden expuestos con el fin de ser manipulados por parte de terceros.

Symantec ha llamado a esta falla como Media File Jacking y se pone en funcionamiento entre los momentos en que una persona envía un archivo y la otra lo recibe y puede afectar tanto al emisor como al receptor por medio del malware que se instala en el teléfono de la víctima.

Si la falla de seguridad se explota, el atacante podría tener acceso y hacer mal uso de información confidencial como fotografíasvideos personales, documentos corporativos, facturas e incluso notas de voz.

Entre algunas de las funciones que se pueden hacer con esta vulnerabilidad es generar fake news. (Imagen: Symantec)
Entre algunas de las funciones que se pueden hacer con esta vulnerabilidad es generar fake news. (Imagen: Symantec)

De acuerdo con la información de Symantec, la vulnerabilidad se da en dos momentos. Uno es cuando el mensaje se escribe en la memoria externa del dispositivo que actúa como destinatario y el segundo es cuando el mensaje se carga en la interfaz del usuario, es decir, en el momento inmediatamente anterior a que el usuario lo pueda ver como un archivo en su bandeja.

Esto afecta únicamente a los usuarios de WhatsApp en Android y esto es relevante, señala Symantec, porque ese sistema operativo tiene la capacidad de almacenar archivos y datos en dos ubicaciones de almacenamiento: interno y externo. Al emplearse el almacenamiento interno, los archivos únicamente son accesibles para la propia aplicación, por lo que nadie más puede acceder a ellos.

Para el caso del almacenamiento externo, la situación es contraria, pues los archivos son legibles y se pueden modificar a partir de otras aplicaciones o usuarios, esto ocasiona que queden fuera del control de la aplicación que los guardó en primera instancia.

Entonces, los atacantes pueden acceder a los archivos al tiempo que se guardan en el almacenamiento externo del smartphone, pues ahí es un directorio público al que cualquier otra aplicación puede acceder tras solicitar un permiso.

De acuerdo con Symantec, más de un millón de apps de Google Play solicitan el permiso. (Imagen: Symantec)
De acuerdo con Symantec, más de un millón de apps de Google Play solicitan el permiso. (Imagen: Symantec)

En el caso de Telegram, esta vulnerabilidad puede ser aprovechada únicamente si el usuario tiene activada la función «Guardar en Galería», ya que así deja abierto el acceso a un directorio público al cual es sencillo acceder con permisos para usar la memoria externa.

En todo este problema, apuntan desde Symantec, el origen se halla en un permiso muy común en Android, conocido como WRITE_EXTERNAL_STORAGE, el cual permite que terceros los cuales no pertenecen a la app lean los archivos que se que se guardan en la memoria externa del dispositivo en tiempo real.

Symantec señala que este permiso se ha reproducido en las aplicaciones de Android que más de un millón de apps que se encuentran en Google Play lo solicita. De hecho, puntualizan, «según nuestro datos de aplicaciones internas, encontramos que casi el 50% de las aplicaciones de un dispositivo tiene este permiso«.

Debido al hecho de que este permiso es tan común, los usuarios generalmente lo otorgan sin dudar mucho. Por lo tanto, es posible que, sin saberlo, una persona pueda instalar un malware en su dispositivo.

Media File Jacking se aprovecha de la memoria de almacenamiento externo. (Foto: Shutterstock)
Media File Jacking se aprovecha de la memoria de almacenamiento externo. (Foto: Shutterstock)

Entre los impactos de Media File Jacking se encuentran la generación de fake news, pero también es posible que se lleguen a manipular facturas enviadas a través de este medio con el fin de que se hagan pagos a cuentas ilegítimas.

Cómo protegerse de esta falla de seguridad

La recomendación que se le hace a los usuarios desde Symantec es la de desactivar el guardado automático de archivos en ambas aplicaciones. En WhatsApp esto se hace desde el menú de configuración, en la opción de «visibilidad de medios», mientras que para Telegram sólo se debe desactivar la función «Guardar en galería».

Fuente: infobae

Continue Reading

Trending

Tel.: 0800-777-7492 | info@andresitoya.com.ar | Comandante Andresito | Misiones | Argentina | Copyright ©2019 Todos los Derechos Reservados