Contactenos

Nacional

Fernando Henrique Cardoso: «Los argentinos deben tenerse miedo a ustedes mismos»

«Tomando lo que le decía Bill Clinton sobre la manera de comprender a los países, ¿a qué debemos temer en la Argentina?», preguntó el periodista Carlos Pagni. «A ustedes mismos», contestó Fernando Henrique Cardoso.

La palabra del ex presidente de Brasil, quien durante el gobierno de Itamar Franco fue ministro de Economía primero y canciller después, era especialmente esperada en los festejos por los 30 años de Poder Ciudadano, una verdadera fiesta de la sociedad civil que colmó el salón más grande de un hotel de la zona de Retiro para compartir la experiencia de haber cruzado la Argentina en sus más desafiantes etapas.

La sabiduría del sociólogo que en la década del 60 formuló la teoría de la dependencia y hoy, a los 88 años, asegura que «izquierda y derecha ya no son paradigmas que sirven para comprender el presente«, su experiencia como hombre de estado y el hecho de que después de tantos años del poder nunca tuvo una denuncia de corrupción, es un ejemplo notable para la región.

A lo largo de casi una hora, Cardoso se explayó sobre distintos temas que se encuentran al tope de la agenda nacional e internacional: los efectos prácticos que su conocida frase «gobernar es explicar» tuvo en el «plan real», que le puso freno a la hiperinflación que atravesaba el país a principios de la década del ’90; la diferencia entre el liderazgo que se requiere de un político, en contraste con la de un empresario o un académico; y el hartazgo de la sociedad brasileña con la corrupción y su rol en la llegada del populismo, entre otros.

Con especial atención lo escuchó el presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, y el presidente de la Cámara Nacional Electoral, Carlos Dallavía. También la vicepresidenta Gabriela Michetti y el canciller Jorge Faurie, el gobernador de Jujuy Gerardo Morales y el presidente de interbloque de Cambiemos Mario Negri. También una de las fundadoras de la entidad, Marta Oyhanarte, y uno de los abogados que más esfuerzo le puso a la organización, Gabriel Bouzat.

Como ministro de Finanzas, Cardoso implementó el «Plan Real» para terminar con la hiperinflación que atravesaba el país. El ex mandatario remarcó que el aspecto sociológico del plan -generar confianza en la población- fue tanto o más importante que el económico.

 Izquierda y derecha ya no son paradigmas que sirven para comprender el presente

Para ilustrarlo, contó una anécdota de los entretelones de su implementación: «Los economistas con los que trabajaba eran brillantes, tanto que iban al pizarrón y empezaban a escribir las ecuaciones. Yo estudié un poco de matemática, pero no entendía las fórmulas y les decía que pararan porque yo tenía que explicarle el plan a las personas», comenzó.

Y continuó: «Una vez fui a hablar con alguien que era locutor de televisión. Me pidió que le explicara una cuestión que nosotros inventamos, que era la Unidad Real de Valor. Para no vincular nuestra moneda con el dólar, inventamos otra para que la gente se diera cuenta que una moneda (el cruceiro real, predecesor del real) podía devaluar y la otra preservarse. Él me repitió que no entendía nada. Pero llegamos al estudio y explicó todo mucho mejor de lo que yo era capaz. Por eso me parece muy importante explicar a la gente qué se va a hacer, por qué y hacerlo. Eso gana el apoyo de las personas».

El ex mandatario también describió el liderazgo que se requiere para navegar el mundo político, en comparación con el empresarial, o el académico. Y cómo aquellos que recalan en el primero pueden fallar si no comprenden la necesidad de adaptarse.

«Yo viví la mayor parte de mi vida en Brasil en una universidad. Cuando entré a la vida política, tenía una dificultad. En Brasil, al menos, el político tiene que entregarse al pueblo. Ellos te tocan, te sacan pedazos de tu ropa para llevarse de recuerdo, y yo no estaba acostumbrado a eso. Requiere una relación emocional y eso para un intelectual no es fácil, porque la emoción es reprimida ante la razón», recordó Cardoso, quien antes de entrar en política fue profesor en distintas universidades.

En tanto, respecto de la diferencia entre dirigir una empresa y tener un rol de jerarquía en el sector público, expresó: «El dueño de una empresa cree que es dueño. Que da una orden y los otros la van a cumplir. En la vida política no es así. El líder que cree que porque dijo algo los otros lo van a seguir está loco».

En las distintas mesas, mientras se degustaban vinos y espumantes mendocinos, el inapelable resultado electoral se llevaba las conversaciones. Era el tema sobre el que hablaba el secretario general de la gobernación bonaerense, Fabián Perechodnik, el politólogo Luis Tonelli, el diputado Daniel Arroyo, el consultor de opinión pública Jorge Giacobbe, el presidente del Banco Provincia Juan Curutchet, el senador provincial Sebastián Galmarini y el periodista Jorge Sigal.

 El líder que cree que porque dijo algo los otros lo van a seguir está loco

Lo reconoció el propio Pablo Secchi, director ejecutivo de Poder Ciudadano. «Habíamos quedado que íbamos a hacer este festejo cuando las cosas estuvieran tranquilas en la Argentina, después de las PASO, y aquí estamos«, dijo para abrir su discurso, provocando la risa desde las mesas. Al finalizar, cuando dijo que «la sociedad civil estuvo presente, está presente, y seguiremos estando presente», fue aplaudido fervorosamente.

Antes había hablado el presidente de la organización, Hugo Wortman Yofre, quien hizo un emotivo repaso de la historia, desde cuando empezaron a cuestionar las jubilaciones de privilegio y a pedir las declaraciones juradas de los funcionarios, y «se preguntaban a qué intereses oscuros respondíamos». «Ahora parece normal que se informe la publicidad que el Estado distribuye en los medios de comunicación, pero hace unos años era considerado disruptivo«, agregó.

El camino de la transparencia es largo e interminable. Quizás, como dijo la ex titular de PC y actualmente presidenta de Transparency International, Delia Ferreira Rubio, se trate de terminar con «el relato de la lucha contra la corrupción y tomar finalmente la agenda de la transparencia, hacerse cargo de ella, para terminar con la corrupción«.

Al respecto de la corrupción también se pronunció Cardoso, al indicar que se encuentra presente a nivel «sistémico» en Brasil, y analizar el rol que tuvo en la llegada de Jair Bolsonaro a la presidencia.

«Eso generó una situación de desmoralización muy amplia en la sociedad, porque alcanzó a muchos partidos. La sensación de la población, entonces, es que todos son así. Y de ahí salió la retórica de la última campaña en contra del PT. Hubo muchas críticas por parte de Bolsonaro -quien ahora está recibiendo acusaciones de nepotismo- y mucho apoyo a eso. Y eso no tiene que ver particularmente con la elección de Bolsonaro, sino que hubo una reacción de la sociedad en contra de eso«. Play

En esa línea, indicó que los líderes populistas suelen valerse de internet para llegar a la población y que un factor de su éxito yace en su habilidad de generar «sucesos emotivos» en estas plataformas. «No sé que va a ser del futuro de nuestra sociedad. Porque se transmiten más impulsos que razonamientos y para gobernar se requiere más tiempo», explicó.

Cardoso también marcó un contraste con lo que llamó el populismo «clásico» y el «actual»: «El clásico era un populismo que incluía personas. (Getulio) Vargas era un señor de estancia,pero de alguna manera en su gobierno hubo incorporación de segmentos obreros y sindicales a la vida política«.

«El pasado en América Latina era personalista y no creía en partidos, pero era integrador. Desde ese punto de vista era negativo. El actual es doblemente negativo porque tampoco cree en las instituciones, pero tampoco aceptan que nuevas personas entren al juego«, concluyó.

Fuente: infobae

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nacional

Frenaron la dolarización de la harina

La Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (Faipa) “sugirió” a las más de 40 mil panaderías asociadas que dejen de comprar materias primas a empresas que emitan facturas en dólares.
A través de un comunicado la agrupación propuso un boicot a los molinos que en su facturación adhieran la leyenda: “Al vencimiento de la factura, se deberá cancelar el importe en U$S antes indicado o su equivalente en pesos según la cotización de cambio tipo vendedor publicado por el Banco Nación Argentina el día hábil inmediato anterior a la fecha de pago”. 
Pero desde la Faipa se respondió: “Sugerimos a nuestros asociados que hagamos valer nuestro derecho de ‘no realizar compras’ y con esta medida simbólica rechacemos de manera categórica esta especulación”, pidió.
Desde el Centro de Industriales panaderos de Misiones confirmaron ayer esa postura y se confirmó la respuesta de algunos molinos. “Nosotros enviamos el comunicado de Faipa y nos han respondido que ese tipo de facturación no se aplicará”, comentó Omar Acosta presidente de la entidad local de panaderías. Y remarcó “Antes hubo algunas facturas con esa leyenda pero es un error porque el país no está dolarizado. Ahora nos dijeron que van a sacar eso porque se equivocaron. Este tema lo hablamos en Tucumán la semana pasada”. 
Acosta comentó además que en los últimos días el precio de la harina se mostró estable. “Hubo una estampida los días posteriores a las Paso, pero después quedó tranquilo como el dólar”. 
Se agregó que hay un buen abastecimiento de materia prima y competencia de precios. Así se apunto que la bolsa de 50 kilos ronda los 1200 pesos hasta cerca de los 1500 para la harina de 0000. 
“Desde un molino me confirmaron que están bien abastecidos de harina, el único cambio que puede haber es por el precio, si sigue subiendo el dólar”. Diferenció también que “Las panaderías no podemos subir los precios en la misma forma que los grandes industriales, venimos absorviendo costos desde hace tiempo y las ventas están muy bajas. Hoy vendemos entre un 30 y 40 por ciento menos que un año atrás”, evaluó. 
Se recordó que también gracias al Ahora Pan se puede ofrecer un precio de 75 pesos por kilo. En otras provincias en tanto, el valor está más cerca de los 100 pesos.

Siguieron a los grandesEl conflicto nacional se inició la semana pasada cuando el gigante Molinos Cañuelas decidió dolarizar los precios de su harina y atarlos a la cotización del Banco Nación del último día hábil previo al vencimiento. Otros establecimientos imitaron la medida y la compañía, que maneja el 45% del mercado molinero, sostuvo su postura a pesar del rechazo de las panaderías agrupadas en Faipa y de la solicitud de la misma de una cumbre con el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

Fuente: El Territorio

Continue Reading

Nacional

Advierten que el salario real caería cerca de 7% a lo largo de 2019

El salario real de los trabajadores formales cayó 12% durante 2018, debido a una aceleración inflacionaria imprevista al momento del cierre de las paritarias, según un informe difundido por la consultora Ecolatina.

“Durante el segundo trimestre, se estimaba una suba de precios cercana a 25% para el año, sirviendo de guía para los acuerdos salariales. Sin embargo, por las sucesivas disparadas del dólar la misma acumuló casi 50% en el total anual. Por su parte, la pérdida de los trabajadores informales, sin negociaciones colectivas, fue aún mayor (14%)”, precisó el comunicado.

La consultora aclaró que “pese a las recomposiciones, cláusulas gatillo y bonos de compensación pautados, el poder adquisitivo arrojó su mayor retroceso desde 2002” y precisó que “este desenlace llevó a que las paritarias de este año buscaran ponerle un piso al deterioro en la mayoría de los casos, e incluso alcanzar una recomposición en los sectores menos golpeados por la crisis”.

“En un año electoral, otro desenlace tan negativo no parecía posible”, añadió Ecolatina.

Según la consultora, “el resultado de las elecciones PASO de agosto quebró la calma cambiaria y con el nuevo salto del dólar, cercano al 25% en esta oportunidad, la inflación se aceleró y superará las estimaciones anteriores”.

“Por caso, las proyecciones de inflación para este año del Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central pasaron de 40% en el segundo trimestre a 55% el mes pasado. Aunque la recesión, el congelamiento de las tarifas de servicios públicos residenciales y de combustibles y la quita del IVA a algunos productos de la canasta básica atenuarán el traslado a precios de la depreciación del peso, lo cierto es que la inflación llegará por lo menos a 50% este año”, indicó.

Ecolatina detalló que como “casi ninguna paritaria acordó una suba similar a este valor, la pérdida de poder adquisitivo se repetirá en 2019”.

“En la primera mitad del 2019 (junio es el último dato disponible), los salarios reales acumularon una caída de 2% en relación al cierre de 2018. No obstante, producto de la desaceleración inflacionaria, la pérdida de poder adquisitivo venía morigerándose y, según nuestras estimaciones, habría mostrado una recuperación en julio, que prácticamente neutralizó el deterioro de los meses anteriores”, precisó el informe.

La consultora afirmó que “esta mejora continuaba en los primeros días de agosto, de modo que los ingresos parecían volver a terreno positivo luego de más de un año en rojo”.

“Sin embargo, la disparada del tipo de cambio y la posterior aceleración inflacionaria dieron por tierra con este avance.

Lamentablemente, los próximos meses no permitirán revertir la pérdida sino que la agravarán. Según nuestras proyecciones, el salario real de los trabajadores formales caería cerca de 7% a lo largo de 2019″, sostuvo.

Por último, señaló que “la situación de los trabajadores se deterioró de manera significativa en el último año y medio, al igual que la situación macroeconómica y de las empresas, pero la pérdida no fue igual para todos”.

“Mientras que los trabajadores pautan sus ingresos en contratos a plazo, usualmente, los empresarios ajustan sus precios mes a mes, conforme a la evolución de sus costos. Por lo tanto, esta discrepancia entre la inflación esperada y la efectivamente materializada tuvo mayores repercusiones sobre el poder de compra de los asalariados, aumentando el impacto de la crisis en este sector”, concluyó.

Fuente: Ámbito.

Continue Reading

Nacional

Quiénes son los interlocutores de Alberto Fernández con los movimientos sociales

Leonardo Grosso ocupa el tercer lugar en la lista de candidatos a diputados nacionales en Buenos Aires en representación del Movimiento Evita, según el acuerdo alcanzado por todo el arco que conforma el Frente de Todos y que encabeza la fórmula presidencial Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner. En 2017 el Evita estuvo junto a Alberto Fernández apoyando la candidatura a senador de Florencio Randazzo. La agrupación, hoy la de mayor poder de movilización, se reconcilió con el kirchnerismo también en sintonía con quien hoy es candidato a presidente.PUBLICIDAD

La posición de Grosso en la lista, más visible que la de muchos históricos justicialistas, fue mérito propio (lideró con un grupo de legisladoras y legisladores la pelea por la interrupción voluntaria del embarazo y firmó y promovió la Ley de Emergencia Social) y parte de un acuerdo macro de su agrupación para lo cual Máximo Kirchner descendió dos puestos.  Fue probablemente una compensación por lo que tuvo que ceder su espacio.

Junto a Fernando ‘Chino’ Navarro y Emilio Pérsico, máximos referentes del Movimiento, acompañó a Felipe Solá en su recorrido por el país con intenciones de que fuera presidenciable. Recorrieron pueblo por pueblo en Buenos Aires pidiendo la unidad del peronismo que creían podía ser liderada por el ex gobernador. Hasta Fernández creía que Solá sería candidato a presidente o el posible vice de Cristina Kirchner.

El Evita es la mayor agrupación dentro de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) en la que confluyen el Movimiento Nacional de Campesinos Indígenas, el MTE  de Juan Grabois, el Frente Darío Santillán, La Dignidad, Los Pibes y, entre otros, La Garganta Poderosa. De ese colectivo Pérsico y Grabois son las figuras de mayor peso.

A su vez, con apoyo de la Iglesia, la CTEP coincide con la Corriente Clasista y Combativa y con Barrios de Pie en el grupo llamado «Los Cayetano» que en conjunto hoy convocaron a acompañar el debate del proyecto de ley de Emergencia Alimentaria frente al Congreso.

El mapa del enlace social del Frente de Todos

Andrés “Cuervo” Larroque , Leonardo Grosso y Victoria Donda (Maximiliano Luna)
Andrés “Cuervo” Larroque , Leonardo Grosso y Victoria Donda (Maximiliano Luna)

Grosso fue quien solicitó la sesión especial y quien negoció en nombre de la oposición el proyecto con Luciano Laspina, vocero del oficialismo, economista y presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda. En las negociaciones lo acompañó Lucila De Ponti, también del Evita mientras que el diputado Daniel Arroyo, ex ministro de Desarrollo Social en la Provincia, fue quien firmó el proyecto de ley de Emergencia Alimentaria. Algunos creen que Arroyo es un posible ministro del área en un eventual gabinete albertista después de saltar del Frente Renovador al bloque que lideró Solá con el Evita, Victoria Donda (que ya había roto con Libres del Sur) y parte de lo que perdió el Frente Renovador massista. Arroyo es otro eslabón que enlaza a los movimientos sociales con Alberto Fernández. Tiene excelente relación con el triunvirato de organizaciones que nuclean «Los Cayetanos».

Todos son figuras importantes en el esquema del candidato a presidente de la Nación. Solá lo acompaña en las gestiones más delicadas, estuvo con él en España y si no viajó a Tucumán fue para no perderse la sesión de esta semana. El ‘Chino’ Navarro ocupa otro rol, más de estrategia electoral, y en el mediodía de hoy viajó a Córdoba para organizar la agenda de campaña de Fernández. El domingo ambos, junto a otros dirigentes como Sergio Massa, estarán en la misa en homenaje a José Manuel De la Sota fallecido trágicamente un año atrás. Se quedarán en la Mediterránea y arrancarán la semana con visitas a varios municipios.

Pérsico y Grabois, los referentes más cercanos

Felipe Solá, Máximo Kirchner y Emilio Pérsico (foto de Archivo)
Felipe Solá, Máximo Kirchner y Emilio Pérsico (foto de Archivo)

Como en todos los temas Fernández tiene puentes directos con algunos líderes de las organizaciones. Desde afuera del Congreso Emilio Pérsico siguió el minuto a minuto de una sesión casi exprés. Probablemente haya hablado en algún momento con el candidato a presidente pero su discreción lo mantiene en silencio.

Las condiciones para los oradores habían sido acordadas por Emilio Monzó, Mario Negri y Agustín Rossi para evitar que los manifestantes pasaran muchas horas en la calle y que el cansancio o el malhumor desatara alguna tensión. Los movimientos sociales están tan organizados que manejan su propia seguridad y hace tiempo que advierten: «No responder a las agresiones, retirarse cuando hay represión».

Las organizaciones cercanas al kirchnermo movilizaron sólo frente al Congreso para acompañar y presionar a favor de la ley. En paralelo otras organizaciones más radicalizadas, acamparon en la 9 de julio y antes movilizaron a Plaza de Mayo. El peronismo dio una indicación: «A Plaza de Mayo, no».

El candidato a presidente habla con algunos referentes sociales aunque no con todos los líderes de los distintos movimientos. También habla con ellos Cristina Kirchner (esta semana fuera del  país) y su hijo Máximo Kirchner. Sus sugerencias las «terceriza» a través de Pérsico y Grabois. Por eso él mismo pidió no demonizar al referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y su pata política, Patria Grande, que logró imponer un par de candidatos en las listas de diputados del Frente de Todos. «Yo lo respeto y valoro mucho», frenó las críticas Fernández.

Del otro lado, más radicalizados, están la Corriente Clasista y Combativa, el Partido Obrero y Libres del Sur de Héctor Tumini.

La calle fue el reflejo de la política y de las negociaciones. Y de como se gestó y se votó dentro del Congreso el proyecto de ley. Las objeciones en Diputados al proyecto consensuado partieron precisamente de la izquierda y del bloque de Graciela Camaño que con Libres del Sur es parte de Consenso Federal con Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey como fórmula presidencial.

La votación terminó 222 a favor y hubo una sola abstención: la de la diputada del Frente de Izquierda Mónica Schlotthauer.

El acuerdo con «Los Cayetanos»

Juan Grabois lidera el MTE, Patria Grande y es líder en la CTEP que integra con otros movimientos
Juan Grabois lidera el MTE, Patria Grande y es líder en la CTEP que integra con otros movimientos

La semana pasada, después de una movilización al ministerio que encabeza la ministra Carolina Stanley y de una oferta que consideraron insuficiente, «Los Cayetanos» (CTEP, Barrios de Pie y la CCC) fueron recibidos por los bloques opositores en el Congreso. Fue el primer paso para empujar una ley y evitar roces callejeros. El fin de semana se redactó un proyecto que el lunes firmaron todos excepto la izquierda y el bloque que lidera Camaño. Grosso y Cristina Alvarez Rodríguez puntearon uno a uno los votos con los que contaban y con 136 (sobrado quórum) apuraron el pedido de sesión que sí acompañaron la izquierda y Camaño. Cuando el oficialismo aceptó negociar, se sentaron a consensuar los artículos.

El mágico número tiene un trasfondo político atado a la construcción política, la campaña y el resultado de las PASO: Alberto Fernández consolidó su vínculo con los gobernadores del PJ, excepto el salteño Urtubey y el cordobés Juan Schiaretti. En efecto dominó los diputados ahora representan una unidad hace un año imposible y rompieron la alianza de la Casa Rosada con algunas provincias.

Sin embargo el equilibrio a veces depende de imponderables. Y en un mensaje público que ya había expresado en privado Fernández mandó un mensaje en la víspera de la sesión: «Evitemos estar en las calles, evitemos generar situaciones que puedan llamar a la confrontación y a la violencia, porque lo único que nos falta a los argentinos es padecer la violencia. Le pido a los argentinos que no perdamos la calma, todos sabemos que estamos en una situación difícil y todos sabemos de la justicia de los reclamos. Pero todos debemos saber también que debemos intentar no complicar más el escenario difícil que tenemos».

Así blanqueó lo que venía diciendo en privado a los integrantes del Evita y a Juan Grabois, uno de los más radicalizados. Y aunque lo defendió, también es cierto que la semana pasada Grabois recibió un ‘reto’ de parte de Hebe de Bonafini que habitualmente es de las más confrontativas y exacerbadas y esta semana, además, criticó a los piqueteros más duros. La otra ‘reprimenda’ la hizo el gobernador Gerardo Zamora, muy cercano al candidato, quien reprochó su mensaje a favor de una reforma agraria que ‘asustó’ a un Círculo Rojo que empieza a mirar con otros ojos a Fernández tras las PASO.

Esta semana la irrupción de la CTEP en el shopping Patio Bullrich fue considerado ‘fuego amigo’. Otras vez hubo críticas que apuntaron a Grabois que a su vez se despegó de la movida. Se atribuyó toda la responsabilidad el líder porteño Rafael Klejzer. «Nos equivocamos» reconoció y aseguró que Grabois no había sido notificado porque la horizontalidad del movimiento no lo obliga.

El pedido de calma de Fernández llegó en la noche del miércoles desde Tucumán, después de las declaraciones de Klejzer y después de los nuevos incidentes en la 9 de julio. Desde la izquierda lo acusaron de bancar la «represión» y le marcaron, tal vez, la «cancha» a futuro.

«Hay calma. Alberto quiso decir que hay que cuidarse para que no haya represión, porque este gobierno hizo un desastre en el país y cualquier problema que haya puede generar un desastre», interpretó alguien que suele hablar con México 337. Otro dirigente aseguró que «no está en contra de la movilización, es necesaria y legítima, pero le preocupa que una fricción genere una tragedia, está pensando con responsabilidad». Y agregó que los planes que se delinean en el albertismo apuntan a una política que genere más empleo que planes sociales.

Daniel Arroyo es una de los dirigentes en contacto con movimientos sociales (Maximiliano Luna)
Daniel Arroyo es una de los dirigentes en contacto con movimientos sociales (Maximiliano Luna)

En su estilo, Alberto Fernández habla con todos aunque con Grabois y con Pérsico especialmente como también lo hace la ministra Carolina Stanley. «Hablamos con todos», le respondió Pérsico a Infobae. Y recordó cómo saltaron varias veces la grieta: el proyecto al que le dio media sanción Diputados es el tercero que sale por unanimidad. «Eso es construir políticas de Estado», reivindicó para sus propias iniciativas y señaló que los movimientos sociales han buscado acuerdos tanto con los funcionarios de Cambiemos como con la oposición y que en el caso de la agrupación que lidera no hay antecedentes de incidentes que los involucren. Lo que no hace falta aclarar es que su corazón es peronista y que su militancia es a favor de los Fernández.

«No me gusta para nada la estigmatización que se hace de las organizaciones sociales«, resaltó Agustín Rossi desde adentro del recinto y reivindicó el rol que cumplen desde el 2001 cuando se potenciaron tras los cacerolazos, el «que se vayan todos» y las asambleas populares. Fue un guiño para los referentes que no movilizaron frente al Congreso. Y que tienen presentados, a través de sus diputados amigos, otros cinco proyectos sociales en el Congreso. El primero es una emergencia para el tratamiento de adicciones. El segundo en importancia es la creación de un fideicomiso que permita a los horticultores comprar tierra en lugar de pagar alquileres altos. Ambas iniciativas fueron consensuadas con la Iglesia porque además de hablar con curas y algunos obispos, todos ellos tienen diálogo con el Papa.

Fuente: El Territorio

Continue Reading

Trending

Tel.: 0800-777-7492 | info@andresitoya.com.ar | Comandante Andresito | Misiones | Argentina | Copyright ©2019 Todos los Derechos Reservados