Contactenos

Internacional

El crucero con enfermos de coronavirus que había partido desde Buenos Aires está camino a Miami después de estar a la deriva durante casi 15 días

El Zaandam se encontraba varado después de la muerte de 4 personas y varios contagios a bordo, a bordo viajan 14 argentinos que no bien toquen suele estadounidense serán llevados al consulado para ser atendidos.

Cuatro pasajeros de edad avanzada murieron a bordo del crucero «Zaandam», anclado frente a las costas de Panamá, donde es asistido después de ser rechazado en varios puertos latinoamericanos por sospechas de COVID-19, informó el viernes la empresa a cargo del buque.

En estos momento, el crucero Zaandam junto al Rotterdam, de la empresa Holland American Line, zarparon hacía el puerto de Fort Lauderdale, en Florida. El derrotero de lo que en un principio iban a ser unas vacaciones soñadas y que luego se transformaron en una pesadilla, llega a su fin. Primero, fue el cierre de todos los puertos sudamericanos debido a la expansión del virus, después el anuncio de una gran cantidad de pasajeros con síntomas gripales , lo activó el protocolo y los encerraron en sus camarotes y por último, la peor de las noticias. El capitán de la nave informó que cuatro pasajeros murieron con sospechas de estar infectados con coronavirus. El responsable del navío no sólo les dio aquella noticia, sino que confirmó al menos dos personas con COVID-19 en el barco. A bordo viajan 14 argentinos, que según informaron, no están infectados y no bien pisen tierra firme serán llevados al consulado argentino para ser atendidos.

“Esto ya no funciona como crucero. La ayuda es humanitaria, nos dividieron en dos barco. En uno quedaron los enfermos (Zaandam) y en el otro (Rotterdam) nosotros, los que no presentamos síntomas. Pero eso no quiero decir que podamos salir de la cuarentena. Todo se fue poniendo cada vez más difícil. Ya no nos pueden ni cambiar las toallas, ni dar hielo. Porque se fue descubriendo que es peligroso. Recién levantó anclas el Zaandam y nosotros vamos atrás. Con una prohibición absoluta de abrir las puertas, se nos trabaron los balcones; nadie puede estar allí. Esto no es un paseo, se nos aclaró. Ya dejó de ser un crucero hace varios días. Panamá nos permitió el cruce solamente por una cuestión humanitaria”, relató a infobae una de las argentinas a bordo del barco.

Una pasajera argentina encerrada en su camarote mientras aguarda novedades dentro del crucero con 4 muertos
Una pasajera argentina encerrada en su camarote mientras aguarda novedades dentro del crucero con 4 muertos

El viernes pasado, el Zaandam ancló en las costas panameñas a la espera del otro crucero que la empresa había enviado en ayuda debido a la cantidad de enfermos y para cargar vivires mientras negociaban el pase por el canal de Panamá para llegar a las costas de Miami. Pero aquel día, el capitán se encargó de dar la información de las cuatro muertes después de que transcendiera el dato de que el virus se había esparcido dentro de la nave como una “mancha venenosa”. Luego, con la cooperación internacional de distintos gobiernos y con la división de los pasajeros entre los dos cruceros, Panamá habilitó el transito del barco para “brindar ayuda humanitaria”.

Sin embargo, la trama que terminó con los 1.243 pasajeros y 586 tripulantes a la deriva y encerrados en su camarotes comenzó el 7 marzo en el puerto de Buenos Aires. El Zaandam embarcó hacia Montevideo con un plan trazado a recorrer: Islas Malvinas, Ushuaia, Cabo de Hornos, Punta Arenas y terminar el 21 de marzo en San Antonio, Chile. Pero en el medio los sorprendió la pandemia que mantiene en vilo al mundo entero.

“Salimos el 8 marzo rumbo a Montevideo, después fuimos a las Islas Malvinas que llegamos el 13. El 14 salimos para Punta Arenas, bajamos un día por la ciudad y volvimos al barco. Allí, el capitán nos comunicó que el viaje se cancelaba. Entonces regresamos para ver si nos dejaban bajar en aquel puerto pero no nos lo permitieron. Así que tomaron la decisión de ir al otro puerto donde iba a terminar la primer parte de crucero: Ushuaia, donde tampoco nos recibieron. Después en San Antonio, lo mismo. Fuimos a Valparaiso, ahí cargamos combustible, alimentos y salimos rumbo a Perú, que tampoco nos dejaron desembarcar. Así fue como llegamos a la entrada del canal de Panamá”, detalló otro de los pasajeros argentinos que se encuentra en el barco.

Mientras se encontraban encerrados en sus camarotes, el grupo de 14 argentinos – 7 pasajeros y 7 tripulantes- se unió y le envió una carta a Cancellería pero no tuvieron respuesta.

La vista desde uno de los camarotes que se encuentra atracado en las costas de Panamá
La vista desde uno de los camarotes que se encuentra atracado en las costas de Panamá

El 17 de marzo, el barco amarró en Punta Arena. Los pasajeros pudieron descender y disfrutar de las costas chilenas. Pero una vez que subieron, todo cambió para siempre. El coronavirus ya había comenzado a hacer estragos en distintos países de la región, los Gobiernos tomaban medidas cada vez más osadas con respecto a los ingresos y egresos de personas para intentar frenar la pandemia y le denegaban atracar en todos los puertos de Chile, Perú y otros países. Mientras los pasajeros y se encontraban en altamar disfrutando de unas vacaciones soñadas, todo comenzaba a derrumbarse.

El domingo 29 se sumó la noticia de que había “30 pasajeros y 47 tripulantes que se reportaron a su centro médico, con síntomas de enfermedad similar a la gripe (influenza)”, había informado la empresa.

Inmediatamente se les dijo a los pasajeros que se iba a dar inicio al protocolo de sanidad porque “al ser temporada de gripe y como las pruebas COVID-19 no están disponibles actualmente a bordo, es difícil determinar la causa de este elevado número de casos en este momento”, dijeron en un comunicado de prensa sobre la situación del Crucero Zaandam. Después de aquella situación, la empresa decidió enviar el otro crucero para “que se una a Zaandam a fin de proporcionar los suministros adicionales, personal, kits de prueba COVID-19”.

El viernes, unas pocas horas antes que el capitán les informara que había cuatro muertos en el crucero, el gobierno panameño ya había negado al crucero el tránsito por el canal de Panamá. El barco tenía que quedar en cuarentena si se encontraba algún caso del COVID-19. “El Ministerio de Salud no dio el permiso, el buque está en aguas territoriales panameñas, pero se tiene que encontrar aislado”, dijo Vásquez en una teleconferencia con periodistas, antes de conocerse las muertes.

Foto de archivo, Un barco junto al crucero MS Rotherdam, que trajo suministros y kits de prueba Covid-19 para el MS Zaandam, donde murieron cuatro pasajeros, en la costa de la Ciudad de Panamá. 27 de marzo de 2020. REUTERS/Erick Marciscano
Foto de archivo, Un barco junto al crucero MS Rotherdam, que trajo suministros y kits de prueba Covid-19 para el MS Zaandam, donde murieron cuatro pasajeros, en la costa de la Ciudad de Panamá. 27 de marzo de 2020. REUTERS/Erick Marciscano

La situación a cada hora que pasaba se complicaba un poco más. “Holland America Line confirma que cuatro pasajeros mayores han muerto en el ‘Zaandam’. Nuestros pensamientos y oraciones están con sus familias y estamos haciendo todo lo posible por apoyarlos en estos momentos difíciles”, dijo la compañía en un comunicado en su página de Internet. Y sumó que había dentro de la embarcación: “53 los pasajeros y 85 los tripulantes que reportaron síntomas de gripe”.

Mientras se encontraban encerrados en sus camarotes, el grupo de 14 argentinos – 7 pasajeros y 7 tripulantes- se unió y le envió una carta a Cancellería pero no tuvieron respuesta.

“Nos contactamos con Jefatura de Gabinete para ver si nos pueden bajar de acá. Estamos con mucho miedo”, había contado un argentino que prefirió no revelar su nombre. Y siguió: “Estamos haciendo todo lo posible para irnos porque ya no confiamos en lo más mínimo en el capitán, ni en la empresa”.

Hasta ayer, mientras el otro crucero dividía a los pasajeros y cargaba con viveres la nave, las autoridades sanitarias panameñas autorizaron el tránsito por el Canal de Panamá de los barcos .“Se permitirá el tránsito por la vía interoceánica para que continúe su viaje, pero se aclara que ningún pasajero ni miembro de la tripulación de esta embarcación podrá desembarcar en suelo panameño”, indicó este sábado un comunicado oficial.

En Cancillería, antes esto, dijeron: “Desembarcaran y allí serán asistidos en el consulado argentino. Lo que sabemos es que no están contagiados».

Después de 13 días de incertidumbre y miedo, los pasajeros del Zaandamm en cinco días pisaran tierra firme.

Seguí Leyendo:

Autorizaron el paso por el Canal de Panamá al crucero con enfermos de coronavirus que había partido desde Buenos Aires

El dramático relato de un argentino en el crucero con cuatro muertos: “Nos tienen incomunicados, tenemos mucho miedo”

En un crucero que está a la deriva con 77 personas con fiebre harán los análisis a bordo para determinar si alguno tiene coronavirus

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

TRUMP MOVILIZA A “MILES DE SOLDADOS FUERTEMENTE ARMADOS, MILITARES Y AGENTES DEL ORDEN PÚBLICO” PARA DETENER LOS DISTURBIOS EN WA

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha anunciado ayer el masivo despliegue de militares y policías para detener los disturbios y saqueos que se producen actualmente

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha anunciado ayer el masivo despliegue de militares y policías para detener los disturbios y saqueos que se producen actualmente, en el marco de las protestas por la muerte de George Floyd. “Estoy movilizando todos los recursos federales disponibles, civiles y militares, para detener el disturbio y saqueo, para poner fin a la destrucción e incendio provocado y para proteger los derechos de los estadounidenses respetuosos con la Ley, incluso sus derechos de la Segunda Enmienda”, afirmó ante los periodistas. El mandatario recomendó a los gobernadores “desplegar a la Guardia Nacional para tomar las calles”. “Alcaldes y gobernadores deben establecer la presencia abrumadora de las fuerzas del orden hasta que la violencia sea sofocada”, ha reiterado en ese contexto, añadiendo que “si una ciudad o el estado se niega a tomar las acciones que son necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, entonces desplegaré a los militares de Estados Unidos y resolveré rápidamente el problema por ellos”. Respecto a la capital del país, Trump ha prometido “tomar una acción rápida y decisiva” para poner fin a la violencia durante las manifestaciones, agregando que lo que ocurrió en Washington la pasada noche “fue una total desgracia”. “En estos momentos, estoy enviando a miles y miles de soldados fuertemente armados, efectivos militares y agentes del orden público”, ha declarado. “Aquellos que amenacen la vida de inocentes y la propiedad serán detenidos, arrestados y procesados con todo el peso de la Ley. Quiero que los organizadores de este terror sepan que se enfrentarán a sanciones penales severas y largas condenas de cárcel”, ha subrayado.

«Estoy movilizando todos los recursos federales disponibles, civiles y militares, para detener el disturbio y saqueo»

Continue Reading

Internacional

«Se terminó, mierda», la advertencia de Bolsonaro al máximo tribunal

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, lanzó la más grave amenaza institucional de su mandato al advertir que no acatará más las decisiones de la alta corte con impacto sobre su gobierno, a la vez que volvió a defender a quienes son investigados por una supuesta asociación ilícita de ‘trolls’ de la ultradecha.

«Se terminó, mierda», advirtió Bolsonaro en un discurso de 20 minutos en el Palacio de la Alvorada, ocasión en la que lució una corbata azul con fusiles amarillos.

Ayer, la ‘oficina del odio», como se conoce en Brasil a la máquina de propaganda y ‘fake news’ de aliados y adeptos del presidente Jair Bolsonaro, fue desbaratada por el máximo tribunal de Brasil, que ordenó 29 allanamientos e investiga una asociación ilícita financiada por magnates cercanos al mandatario y ejecutada por blogueros y parlamentarios.

«No tendremos otro día igual al de ayer; órdenes absurdas no se van a cumplir», señaló en otra frase desafiante contra los allanamientos a los domicilios de sus aliados, ordenados por el juez del Superior Tribunal Federal (STF) Alexandre de Moraes, con el uso de la Policía Federal, que depende del Poder Ejecutivo.

En medio de la tensión por las operaciones y allanamientos ordenado por De Moraes contra empresarios, políticos y blogueros aliados del presidente, el general y vicepresidente Hamilton Mourao tuvo que desmentir la existencia de un intento de golpe de Estado por parte de las Fuerzas Armadas a favor de Bolsonaro.

El líder opositor Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores, advirtió por Twitter: «Un aviso a los demócratas de Brasil: los golpistas ya metieron la nariz frente a nuestra casa. Si no hay una reacción, ellos derribarán nuestra puerta».

El presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, afirmó que que las declaraciones de Bolsonaro «crean un ambiente de mayor radicalismo entre las instituciones».

El guiño hacia la «ruptura» institucional fue dado por el diputado Eduardo Bolsonaro, quien sostuvo que esa posibilidad es cierta y que sólo falta ponerle una fecha al supuesto quiebre institucional.

Dos preguntas se hacían hoy en Brasilia: ¿Si el presidente se niega a acatar una orden de la corte suprema, intervendrá el Ejército? ¿La corte usará a los militares, que forman parte de la coalición gubernamental, con 10 ministros, para hacer cumplir fallos al presidente?

«Desde 1985, esta es la mayor tensión institucional con los militares formando parte del juego», dijo un allegado a un gobernador consultado por Télam.

Bolsonaro se quejó de que la corte tome decisiones «monocráticas» y amenazó con no cumplirlas. También defendió a los empresarios políticos y blogueros de la extrema derecha, blanco de la investigación.

«Son personas de bien que tuvieron sus casas invadidas», dijo sobre los allanamientos.

El mandatario está en franco tiroteo con la corte, que lo investiga por intentar manipular a la Policía Federal, conforme la denuncia del ex ministro de Justicia Sérgio Moro, razón por la cual el tribunal difundió una reunión de gabinete del 22 de abril.

En esa reunión, el ministro de Educación, Abraham Weintraub, dijo que los 11 jueces de la corte deberían ir a prisión, razón por la cual se le abrió un proceso.

El gobierno presentó un habeas corpus para Weintraub y varios de los diputados investigados por formar parte del «gabinete de odio», como se le dice a la central de trolls que comanda Carlos Bolsonaro, hijo del mandatario y concejal de Rio de Janeiro.

«El poder moderador en Brasil son las Fuerzas Armadas», dijo Eduardo Bolsonaro, que rápidamente fue desautorizado por el vicepresidente Mourao.

Continue Reading

Internacional

Brasil: la industria rechaza señales de que Bolsonaro dejaría el Mercosur

La Argentina, empeñada desde fines de abril en una ofensiva para evitar que Brasil, secundado por Uruguay, fuerce una apertura comercial extrema del Mercosur, algo equivalente a un certificado de defunción, encuentra en el sector industrial del primero de esos países un respaldo importante.

En efecto, la Confederação Nacional da Indústria (CNI) elaboró un informe titulado “Impactos jurídicos de la salida de Brasil del Mercosur” que alerta, más allá de los aspectos formales, sobre las consecuencias negativas que tendría semejante decisión.

A fines de abril, la Argentina sorprendió al anunciar que se apartaría de las negociaciones de libre comercio en curso con Corea del Sur, Singapur, Canadá, Líbano y otros países, postura de la que luego dio marcha atrás, decidida a dar pelea dentro del club para evitar la aceptación de condiciones que considera ruinosas, sobre todo para su sector industrial.

La definición de esa puja está pendiente y no ofrece garantías de éxito. Por esa razón resulta relevante la difusión del informe de la CNI, que expresa una crítica técnica pero contundente a lo largo de sus 82 páginas a “la posible flexibilización o hasta la salida de Brasil del Mercosur”.

El texto señala que “la posibilidad de una salida del Mercosur ha sido estudiada por el gobierno” de Jair Bolsonaro, por lo “el sector empresarial evaluó los impactos jurídicos de esa (eventual) decisión”.

La misma, añade, “debe ser bien estudiada por el Gobierno y por el sector empresarial. Esa cautela es necesaria si se tiene en cuenta la complejidad de un proceso de esa naturaleza en términos de tiempo, normas que dejarían de regir, acuerdos que deberían ser renegociados y, principalmente, potenciales impactos económicos”.

La CNI es, como lo indica su nombre, una confederación que nuclea a las federaciones industriales de los 27 estados de Brasil y del distrito federal. Esa condición la convierte en la gran caja de resonancia de un clivaje que divide desde hace años al sector, de modo crecientemente agrio: el que separa a los eslabones más eficientes, de mayor escala y más integrados a las cadenas globales de valor, como la Federação das Indústrias do Estado de São Paulo (FIESP), del resto, más dependiente del mercado regional.

Ese conflicto interno hace que, a veces, la CNI emita señales contradictorias. De hecho, recientemente abogó por la firma de un acuerdo entre Brasil y Estados Unidos que, en el futuro, incluso podría desembocar en un tratado de libre comercio, algo que, por su carácter unilateral sería incompatible con las reglas del bloque, que exigen que las gestiones de ese tipo se encaren de modo conjunto por parte de todos los Estados miembros.

En su último informe, que se conoce en un momento en que el bloque parece dirimir su mayor crisis de identidad, la CNI vuelve a las fuentes y aboga por un Mercosur que, si bien debe corregir numerosas falencias, no debe desnaturalizar su condición de unión aduanera dotada de un arancel externo común, garantía de que sus miembros disfruten de un acceso privilegiado al mercado del espacio común. Eso, al revés de lo que desea Bolsonaro, es incompatible con negociaciones de libre comercio encaradas de manera individual por cada país y, mucho más, con una ruptura lisa y llana.

El estudio advierte a Bolsonaro de que “además de perder acceso a mercados, Brasil también puede dejar de beneficiarse con otras reglas relacionadas al comercio exterior. No solo en relación con la Argentina, Paraguay y Uruguay, sino también frente a otras economías con las que el bloque tiene acuerdos”.

“En un caso extremo de abandono del Mercosur, Brasil debería renegociar, celebrar y tramitar internamente la gran mayoría de los compromisos existentes en bienes, servicios, compras gubernamentales, inversiones y otros puntos no tarifarios, incluso en el ámbito del acuerdo recientemente concluido (…) con la Unión Europea”, recuerda.

El acuerdo con la UE fue una bandera de los sectores más aperturistas de la CNI, en particular de la FIESP, y ahora aquella advierte que la ruptura del club de Cono Sur obligaría a Brasil a empezar esa negociación de nuevo.

Si bien, desde lo formal, la argumentación de los industriales brasileños pone el foco en lo jurídico, va mucho más allá y termina por advertir sobre la inconveniencia económica de una ruptura.

“El comercio con el bloque tiene gran importancia económica para Brasil. El Mercosur es destino del 45% de las exportaciones brasileñas hacia América Latina y del 21% de las exportaciones totales de bienes manufacturados hacia el mundo”, recuerda. En síntesis, más allá de sus sectores más concentrados, la industria brasileña tendría escaso futuro fuera de la región.

Esta, agrega el texto, “es todavía un gran destino de inversiones de empresas multinacionales de Brasil”.

“El Mercosur –recuerda asimismo– es destino, junto a los Estados Unidos, de las exportaciones que generan mayor volumen de masa salarial”, por lo que “cualquier decisión de dejar o de flexibilizar el bloque debe tener en cuenta su impacto económico y social”.

El trabajo repasa las condiciones en las que el Tratado de Asunción podría ser denunciado por sus miembros. Tal paso requeriría una notificación a los socios expedida con 60 días de antelación. Concretado eso, un período calificado por la CNI como “muy breve para negociar los derechos y obligaciones que permanecerán en vigor para el país”, las preferencias arancelarias se mantendrían vigentes por dos años más. Demasiado engorroso.

El informe recuerda que “el proceso de denuncia (en Brasil) se haría por una decisión del presidente de la República”, pero advierte que ya está presentada una Acción Directa de Inconstitucionalidad (ADI 1625-3) ante el Supremo Tribunal Federal (STF), la que argumenta que sería necesaria la aprobación del Congreso.

Bolsonaro, acosado por una serie de escándalos, un desastre sanitario generado por su desmanejo de la pandemia de COVID-19 y en peligro de juicio político, podría verse tentado a patear el tablero con un anuncio extremo en torno al Mercosur. Eso resultaría letal, no solo para el proyecto regional sino también para una Argentina que necesitaría de ese mercado como del agua para encarar la salida de su crisis actual.

El sector industrial intenta ponerle frenos a esa tentación, algo que supone un auxilio para las pretensiones del Gobierno de Alberto Fernández. Además del grueso de la industria brasileña, la Casa Rosada y el Palacio San Martín también podrían tender puentes hacia sectores del poder militar, cada vez más decisivo en el país vecino, que miran de reojo el liberalismo a ultranza del ministro de Economía, Paulo Guedes, y que siguen pensando que el Mercosur es, antes que una traba para el desarrollo de Brasil, una herramienta crucial.

Fuente: Ámbito.

Continue Reading

Trending

Tel.: 0800-777-7492 | info@andresitoya.com.ar | Comandante Andresito | Misiones | Argentina | Copyright ©2019 Todos los Derechos Reservados