Contactenos

Internacional

Brasil: la industria rechaza señales de que Bolsonaro dejaría el Mercosur

La Argentina, empeñada desde fines de abril en una ofensiva para evitar que Brasil, secundado por Uruguay, fuerce una apertura comercial extrema del Mercosur, algo equivalente a un certificado de defunción, encuentra en el sector industrial del primero de esos países un respaldo importante.

En efecto, la Confederação Nacional da Indústria (CNI) elaboró un informe titulado “Impactos jurídicos de la salida de Brasil del Mercosur” que alerta, más allá de los aspectos formales, sobre las consecuencias negativas que tendría semejante decisión.

A fines de abril, la Argentina sorprendió al anunciar que se apartaría de las negociaciones de libre comercio en curso con Corea del Sur, Singapur, Canadá, Líbano y otros países, postura de la que luego dio marcha atrás, decidida a dar pelea dentro del club para evitar la aceptación de condiciones que considera ruinosas, sobre todo para su sector industrial.

La definición de esa puja está pendiente y no ofrece garantías de éxito. Por esa razón resulta relevante la difusión del informe de la CNI, que expresa una crítica técnica pero contundente a lo largo de sus 82 páginas a “la posible flexibilización o hasta la salida de Brasil del Mercosur”.

El texto señala que “la posibilidad de una salida del Mercosur ha sido estudiada por el gobierno” de Jair Bolsonaro, por lo “el sector empresarial evaluó los impactos jurídicos de esa (eventual) decisión”.

La misma, añade, “debe ser bien estudiada por el Gobierno y por el sector empresarial. Esa cautela es necesaria si se tiene en cuenta la complejidad de un proceso de esa naturaleza en términos de tiempo, normas que dejarían de regir, acuerdos que deberían ser renegociados y, principalmente, potenciales impactos económicos”.

La CNI es, como lo indica su nombre, una confederación que nuclea a las federaciones industriales de los 27 estados de Brasil y del distrito federal. Esa condición la convierte en la gran caja de resonancia de un clivaje que divide desde hace años al sector, de modo crecientemente agrio: el que separa a los eslabones más eficientes, de mayor escala y más integrados a las cadenas globales de valor, como la Federação das Indústrias do Estado de São Paulo (FIESP), del resto, más dependiente del mercado regional.

Ese conflicto interno hace que, a veces, la CNI emita señales contradictorias. De hecho, recientemente abogó por la firma de un acuerdo entre Brasil y Estados Unidos que, en el futuro, incluso podría desembocar en un tratado de libre comercio, algo que, por su carácter unilateral sería incompatible con las reglas del bloque, que exigen que las gestiones de ese tipo se encaren de modo conjunto por parte de todos los Estados miembros.

En su último informe, que se conoce en un momento en que el bloque parece dirimir su mayor crisis de identidad, la CNI vuelve a las fuentes y aboga por un Mercosur que, si bien debe corregir numerosas falencias, no debe desnaturalizar su condición de unión aduanera dotada de un arancel externo común, garantía de que sus miembros disfruten de un acceso privilegiado al mercado del espacio común. Eso, al revés de lo que desea Bolsonaro, es incompatible con negociaciones de libre comercio encaradas de manera individual por cada país y, mucho más, con una ruptura lisa y llana.

El estudio advierte a Bolsonaro de que “además de perder acceso a mercados, Brasil también puede dejar de beneficiarse con otras reglas relacionadas al comercio exterior. No solo en relación con la Argentina, Paraguay y Uruguay, sino también frente a otras economías con las que el bloque tiene acuerdos”.

“En un caso extremo de abandono del Mercosur, Brasil debería renegociar, celebrar y tramitar internamente la gran mayoría de los compromisos existentes en bienes, servicios, compras gubernamentales, inversiones y otros puntos no tarifarios, incluso en el ámbito del acuerdo recientemente concluido (…) con la Unión Europea”, recuerda.

El acuerdo con la UE fue una bandera de los sectores más aperturistas de la CNI, en particular de la FIESP, y ahora aquella advierte que la ruptura del club de Cono Sur obligaría a Brasil a empezar esa negociación de nuevo.

Si bien, desde lo formal, la argumentación de los industriales brasileños pone el foco en lo jurídico, va mucho más allá y termina por advertir sobre la inconveniencia económica de una ruptura.

“El comercio con el bloque tiene gran importancia económica para Brasil. El Mercosur es destino del 45% de las exportaciones brasileñas hacia América Latina y del 21% de las exportaciones totales de bienes manufacturados hacia el mundo”, recuerda. En síntesis, más allá de sus sectores más concentrados, la industria brasileña tendría escaso futuro fuera de la región.

Esta, agrega el texto, “es todavía un gran destino de inversiones de empresas multinacionales de Brasil”.

“El Mercosur –recuerda asimismo– es destino, junto a los Estados Unidos, de las exportaciones que generan mayor volumen de masa salarial”, por lo que “cualquier decisión de dejar o de flexibilizar el bloque debe tener en cuenta su impacto económico y social”.

El trabajo repasa las condiciones en las que el Tratado de Asunción podría ser denunciado por sus miembros. Tal paso requeriría una notificación a los socios expedida con 60 días de antelación. Concretado eso, un período calificado por la CNI como “muy breve para negociar los derechos y obligaciones que permanecerán en vigor para el país”, las preferencias arancelarias se mantendrían vigentes por dos años más. Demasiado engorroso.

El informe recuerda que “el proceso de denuncia (en Brasil) se haría por una decisión del presidente de la República”, pero advierte que ya está presentada una Acción Directa de Inconstitucionalidad (ADI 1625-3) ante el Supremo Tribunal Federal (STF), la que argumenta que sería necesaria la aprobación del Congreso.

Bolsonaro, acosado por una serie de escándalos, un desastre sanitario generado por su desmanejo de la pandemia de COVID-19 y en peligro de juicio político, podría verse tentado a patear el tablero con un anuncio extremo en torno al Mercosur. Eso resultaría letal, no solo para el proyecto regional sino también para una Argentina que necesitaría de ese mercado como del agua para encarar la salida de su crisis actual.

El sector industrial intenta ponerle frenos a esa tentación, algo que supone un auxilio para las pretensiones del Gobierno de Alberto Fernández. Además del grueso de la industria brasileña, la Casa Rosada y el Palacio San Martín también podrían tender puentes hacia sectores del poder militar, cada vez más decisivo en el país vecino, que miran de reojo el liberalismo a ultranza del ministro de Economía, Paulo Guedes, y que siguen pensando que el Mercosur es, antes que una traba para el desarrollo de Brasil, una herramienta crucial.

Fuente: Ámbito.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

¿Qué dice el protocolo para la reapertura de Cataratas?

El gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, adelantó este fin de semana que el próximo fin de semana largo podrían abrirse las puertas del Parque Nacional Cataratas del Iguazú, para que los vecinos de la localidad de Puerto Iguazú lo visiten. Pero para que esto suceda se deberá cumplir con un protocolo especialmente confeccionado para la ocasión.
Para esto, la Subsecretaría de Parques, dependiente del Ministerio de Turismo de la provincia, ya cuenta con un protocolo para parques provinciales, atractivos naturales e históricos que espera su aprobación final por parte del gobierno. Contempla dos cuestiones troncales: restringe el número de visitantes y disminuye la duración de paseos.

Las reservas y ventas de tickets se realizarán digitalmente, sin excepción, para garantizar el cumplimiento de los límites máximos de visitantes, que se estableció en 200 personas en cada predio y menor cantidad para los lugares específicos que funcionan dentro de cada parque.

Para permitir que más personas puedan ingresar, se decidió limitar la permanencia en el lugar a entre una hora y media y tres horas, según cada caso.
En el caso de los parques, el turista deberá ingresar con tapabocas, guantes, alcohol en gel y su propia bolsita para guardar sus residuos. También zapatos cerrados y ropa que cubra brazos y piernas para evitar picaduras de mosquitos, porque no hay que olvidar que estamos, también, ante la presencia de dengue.

Continue Reading

Internacional

Cierran Cataratas del lado brasileño. La ciudad de Foz vuelve a fase 1

El Parque Nacional de Iguazú, del lado brasileño, estará cerrado a las visitas públicas a partir de este miércoles 1 de julio. La operación se suspenderá por el período inicial de 14 días, de acuerdo con el Decreto No. 4.942, del Gobierno del Estado de Paraná, publicado el martes 30 de junio. En la ciudad solo estará habilitado los servicios esenciales.

La medida tiene como objetivo garantizar la salud de todas las personas para contener la pandemia del coronavirus (covid-19), principalmente en la Región Oeste de Paraná, de acuerdo con las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud y el Departamento de Salud del Estado.

Historia – El Parque Nacional de Iguazú fue reabierto el 10 de junio, fecha de aniversario de la ciudad de Foz de Iguazú. La visita se realizó gradualmente y con toda la atención necesaria para la salud pública, operando de martes a domingo, de 9 a.m. a 4 p.m., con 350 boletos por hora, con cita previa y compra a través del sitio web https://cataratasdoiguacu.com. br /

Fuente: crisloosecompartilha

Por otrolado el Marco de las Tres Fronteras también  interrumpe el servicio a partir de este miércoles

Estará  cerrado a los visitantes a partir de este miércoles 1 de julio. La suspensión de la operación será por el período inicial de 14 días, de acuerdo con el Decreto No. 4.942, del Gobierno del Estado de Paraná, publicado el martes 30 de junio.

lavozdecataratas

Continue Reading

Internacional

Se confirmaron 17 nuevas muertes en el estado fronterizo de Paraná

Dicha porción de Brasil totaliza 17.618 casos positivos y con los números de hoy de fallecidos, los decesos llegan a 526. En general 339 municipios tienen casos y en 125 hay al menos una muerte debido al coronavirus

Limítrofe con la zona norte y oriental de Misiones, en el estado brasileño de Paraná se expande de forma exponencial la actual pandemia mundial del coronavirus. Prueba de ello, hoy el Departamento de Salud de dicho Estado confirmó 17 nuevas muertes y 851 casos más debido al covid-19. 

Al día de hoy el Estado de Paraná hay 17.618 casos positivos de coronavirus y 526 muertes. Vale resaltar, que en esta porción del sur de Brasil, 339 municipios tienen casos y en 125 hay al menos una muerte debido al nuevo coronavirus. Alarmante por la proximidad y cercanía de la tierra colorada.

Según detallaron desde la cartera de Salud hay un total de 535 pacientes hospitalizados con un diagnóstico confirmado, 425 están en camas SUS (180 en la UCI y 245 en camas clínicas / enfermería) y 110 en camas privadas (42 en la UCI y 68 en camas clínicas / enfermería) .

Hay otras 863 personas en UCI y camas de sala esperando los resultados de las pruebas. Están en camas públicas y privadas y se consideran casos sospechosos de infección por el virus Sars-CoV-2.

En tanto, el departamento de estado detalló informa la muerte de 17 pacientes. Todos fueron hospitalizados. y de ellos cinco fueron mujeres y 12 hombres, con edades comprendidas entre 45 y 87 años. Las muertes ocurrieron entre el 13 y el 25 de junio.

Los pacientes que fallecieron vivían en: São José dos Pinhais (3), Toledo (3), Cascavel (2), Curitiba (2) y Londrina (2). Los municipios de Araucária, Assaí, Mallet, Teixeira Soares, Umuarama registraron una muerte.

Fuentes: diarios digitales de Paraná 

Continue Reading

Trending

Tel.: 0800-777-7492 | info@andresitoya.com.ar | Comandante Andresito | Misiones | Argentina | Copyright ©2019 Todos los Derechos Reservados